Es un privilegio pertenecer a esta fraternidad y para cada persona el impacto es diferente. Pero todos los masones tienen un objetivo común: convertirse en un hombre mejor para beneficio de la sociedad, su familia y a nivel personal.

Tradición

Cuando usted ingresa a nuestra fraternidad, usted forma parte de la antigua tradición que se extiende por siglos, que data desde los canteros que construyeron algunas de las maravillas arquitectónicas más majestuosos de Europa.  A los masones de hoy en día que participan en numerosas fundaciones de beneficencia. Se sentirá conectado a una vital, creciente y espiritualmente edificante organización de hombres morales.

Moralidad

Usted comparte los valores de grandes hombres. La masonería se basa en los principios del Amor Fraternal, Socorro y Verdad. La práctica del amor fraternal es la regla de oro. El socorro encarna la caridad para toda la humanidad. La verdad es la honestidad, el juego limpio y la adhesión a las virtudes cardinales. Por encima de todo, los hombres de todas las religiones son bienvenidos, siempre y cuando crean en un Ser Supremo, tengan la edad necesaria y lo soliciten de su libre y espontánea voluntad.

Mejoramiento personal

Los masones buscan mejorarse a sí mismos y ayudar a otros, no porque piensan que deberían, sino porque quieren. Debido a esta distinción crucial, los masones dan libremente todo de sí mismos y no piden nada a cambio. Cuando eres un masón, la satisfacción derivada de servicio desinteresado es inconmensurable, porque es en ayudar a los demás, que realmente nos ayudamos a nosotros mismos.

Fraternidad

Los Masones provienen de todas las clases sociales: contadores, profesores, oficinistas, trabajadores – lo que sea. Ellos representan a todos los credos y culturas, y todos son bienvenidos.

texto. Gran Logia de Massachusetts